2017 Trampa Solar


TRAMPA SOLAR
MEMORIA CONCEPTUAL

Autora: Mònica van Asperen artista visual, diseñadora gráfica y de moda.

Desarrollo industrial
Walter Fernandez diseñador industrial, mat

Colaboraciones:
Abel Lisazo, Guillermo Ramis, Valentina Chiapetta.

SAVA DERECHOS DE AUTOR.


La obra Trampa Solar

Nace de un trabajo espacial y la reflexión de la luz y movimiento y de un proceso meditativo, la mente como cuerpo en estado expandido en contemplación y el
movimientos sutiles de la brisa.
Mi trabajo sobre el espacio se inicio con una pieza ritual que fue envolver con aire el cuerpo de
dos personas a través del abrazo y su respiración, crear la metáfora de la vida y la tensión de lo
relacional.
De allí nacieron rizomas de látex y agujas, vidrios, luz y la energía de las obra es importante y
por eso recalé en la energía del viento como acto renovador del campo energético del croma y
el espacio.
Esta pieza es simple un inicio en la obra escultura heòlica con muchos antecedentes,c omo el
arte concreto trabaja con el color y los ritmos de la materia. La materia en movimiento es un
rasgo de dinamismo y de cambios.
Modestamente es mi incursión en piezas giratorias que estoy diseñando desde el año 2004.

También hay un par de obras que parten de las curvas que nacen del cuerpo y sus
contracurvas que son reposeras, paisajes lomas que son mis toros, amplificados hacia la cinta
de moebius que es un infinito para recorrer mentalmente esas dos obras crean un sistema
interno de continuidad en un espacio, circular y curvo..
Las piezas imitan la estructura piramidal tan reparadora del árbol y el movimiento de las hojas,
pero son pura abstracción de color, creando una nube o bien la metáfora de la relación del
pájaro y el árbol de allí su nombre al ser una retícula es una Trampa Solar por captar el color
en su estructura y es una trampa de pájaros tácitamente en el movimiento de los puntos.
Es característico en mí hacer metonimias y síntesis de procesos del lenguaje poético para
buscar la calidad de imagen, viajar en las asocianes internas del objeto sin ficcional.
Y el nido es antropológicamente una prolongación de la saliva y el cuerpo ya que se construye
esporádicamente y se abandona. Este sería un nido de luz por el color girando, siguiendo con
la tradición de escritura de Ferrari mis formas son antropomorfas y cálidas.
La imagen de una red una trampa de luz es una metáfora de albergar otros pájaros otro
imaginario que crearà otra naturaleza.Para Henry David Thoreau El árbol tácitamente alberga un nido es un misterio de creación.
El nido es parte como imaginario de la intimidad el movimiento más el sonido al rozarse y las
aspas con el viento, en perforaciones internas creará sonidos. Contemplando un nido
recibimos una llamada antropológica de continuidad y es un emblema constructivo en lo
onírico que estimula el deseo de habitar mundo
Mónica Van Asperen marzo 2004-17